No a la privatización de la Educación

Share

INFORMESOBRE EL ESTADO DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA

La Educación Pública está siendo atacada por los partidos políticos y las distintas administraciones.

Cualquier sociedad democrática que se precie debe mimarla y protegerla para poder avanzar, para poder crecer. Ya que es la de TODOS/AS, la única que garantiza la educación en igualdad.

Hace ya unas décadas que a nivel internacional, el capital se ha ido adueñando de los sectores estratégicos nacionales, levantados de la nada con el esfuerzo de los pueblos. Este proceso de privatización, además de un expolio inmoral de los bienes del pueblo, supone un incremento del paro, del endeudamiento, del enriquecimiento de unos pocos y del empobrecimiento de la mayoría.

Hoy en día presenciamos cómo los únicos sectores que quedan en manos de las administraciones públicas, servicios como educación y sanidad, se convierte en un nicho de negocio.

La Educación pública está inmersa en un proceso salvaje de mercantilización, que se está llevando a cabo mediante el copago de la enseñanza, su empobrecimiento, y el desprestigio de la escuela pública.

El presupuesto para la educación pública disminuye año tras año con la excusa del ahorro, pero el motivo de los recortes en lo Público NO es el ahorro. En Madrid se recortan 60 millones de euros este curso a la vez que se gastan más de 70 en autopropaganda. Además, se dejan de ingresar 90 millones por deducciones fiscales para quienes estudian en centros privados, la mayoría religiosos. Sólo un dato, Madrid es la última región en inversión en educación pública, no solo de España, sino de toda Europa.

Todos los niveles de la educación están sufriendo esta situación: escuelas infantiles, colegios de Educación Infantil y Primaria, Institutos de Educación Secundaria y Bachillerato, Institutos de Formación Profesional, Universidades, Escuelas Oficiales de Idiomas, Escuelas de Artes Plásticas y Diseño, Escuelas de Danza, Centros de Educación de Adultos. Los recortes son brutales en todas las etapas educativas.

Una sociedad del conocimiento, que pretenda ser democrática y cuyos miembros sean personas formadas, informadas, solidarias y críticas no puede educar en la ignorancia, en el consumismo, en la competividad y en el éxito del más fuerte o el más rico sobre los demás ciudadanos.

Los métodos para acabar con la enseñanza pública son, por un lado ahogarla económicamente y, por otro, desprestigiarla continuamente, utilizando su poderosa máquina mediática. Todos lo políticos dicen que la escuela está mal para así aplicar sus recetas privatizadoras. Pero no es cierto, la escuela pública, en todos sus niveles, cuenta con los mejores profesionales de la enseñanza.

La otra vía de mercantilización de la escuela es hacerla rentable para las grandes empresas. EULEN o CLECE, macroempresas sin ninguna experiencia en el campo de la enseñanza están gestionando Casas de Niños y Escuelas Infantiles, supuestamente públicas, en una etapa tan fundamental para la vida como es la de los 0 a los 3 años. En la etapa de Educación Infantil y Primaria, diversas empresas se encargan los programas de refuerzo y extraescolares, como el Plan PROA, convirtiendo estos programas un “aparcamiento” para niños con escasa función formativa. En la Etapa de Educación Secundaria y Bachillerato, el banco Santander, a través de la fundación Empieza por Educar, ya ha infiltrado a sus “misioneros de la causa”, con el objetivo de ir sustituyendo progresivamente a los profesores funcionarios y divulgando y promoviendo la ideología del libre mercado en educación. Así sucede en todas las etapas de la enseñanza, hasta llegar a la universidad, con el Plan Bolonia, que obliga a los alumnos a solicitar becas-préstamo a las entidades bancarias para poder costearse el master necesario para completar los estudios, y ahora con la Estrategia Universidad 2015, con la que se dará paso definitivamente a que sean las grandes empresas las que se hagan cargo del rectorado de las universidades públicas.

Todas estas medidas ya están aprobadas de forma unilateral por parte del Ministerio de Educación y la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid

Por eso:

  • Exigimos el aumento de la inversión en educación pública, que debe ser al menos de un 6% del PIB para compensar nuestro desfase respecto a la UE.

  • Exigimos el fin inmediato de la cesión de suelo público y de la gestión de lo público por partes privadas a través de subcontratas.

  • Exigimos la supresión de la educación concertada, una educación privada que es peor, es más cara, mantiene a su profesorado en condiciones de precariedad laboral y supone el repago para las familias.

  • Exigimos el aumento de plazas hasta constituir una red pública y gratuita suficiente que permitan cubrir las necesidades de la comunidad educativa, y así evitar que miles de alumnos/as se queden sin plaza en todas las etapas.

  • Exigimos la retirada de las instrucciones de inicio de curso 2011/2012. Estas instrucciones masifican las aulas, dejan a los alumnos/as sin tutoría, imposibilitan la existencia de programas de apoyo, refuerzo, orientación, biblioteca, extraescolares, etc. y envían al paro a 3.000 docentes, que se añaden a los más de 2.000 despedidos el curso pasado.

  • Exigimos la anulación de todos los acuerdos suscritos por el MEC con EMPIEZA POR EDUCAR, una fundación neoliberal ligada al banco Santander y a la secta Teach for América, cuyos miembros ya van a dar clase a nuestros alumnos este curso en los centros públicos madrileños, lo que supone la privatización de la educación pública.

  • Exigimos la eliminación del PLAN REFUERZA cubriendo las necesidades del alumnado y las familias a través de fórmulas que no introduzcan el negocio en la educación ni la explotación laboral.

  • Exigimos la suspensión del Bachillerato de Excelencia, que discrimina y dota de muchos recursos a solo unos pocos.

  • Exigimos la paralización del proceso de implantación del espacio europeo de educación superior, así como de todas las reformas contenidas en la Estrategia Universidad 2015, incluyendo las becas-préstamo.

  • Exigimos la creación, por parte de los agentes educativos, de un pacto educativo ajeno a los intereses del partido gobernante o de los posibles cambios de gobierno, tanto a nivel estatal como autonómico.

  • Exigimos la supresión del adoctrinamiento religioso en la educación pública, sin que eso impida que el conocimiento de la historia, cultura y filosofía de las diferentes religiones pueda recogerse en el currículum educativo. Según la Constitución española (art. 16. 3) «Ninguna confesión tendrá carácter estatal». La educación pública no puede ser confesional. Las confesiones pertenecen a la esfera privada.

Para concluir, diremos que creemos en una escuela pública y democrática, una escuela que transmite el saber humanista y científico, como fin en sí mismo.

Una escuela sostenida de forma solidaria por la sociedad y construida desde abajo y de forma democrática por sus verdaderos protagonistas: alumnado, padres y madres, profesorado. Una escuela no de la calidad, porque no somos una empresa, sino una escuela del conocimiento, libre y crítico.

Seguir por el camino que dicta el capital solo nos conduce a la creación de futuros consumidores inconscientes y futuros precarios y parados

Impedir la formación del pueblo es tirar a la basura las capacidades del ser humano y sus posibilidades de mejora como conjunto. El único interés que hay en mantener esta segregación es la perpetuación del poder de las élites privilegiadas y de la lógica de mercado. No se lo vamos a permitir.

La Educación Pública en democracia nos hace libres, nos hace mejores y amplía el horizonte de todos y todas.

Defendemos una educación 100% pública, no sujeta a la deriva neoliberal de los gobiernos ni a dogmas.

Porque sabemos que es la mejor y la más barata, que no te engañen con el pretexto de la crisis.

Por una Educación Pública de tod@ y para tod@s.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *