No a la privatización de la Sanidad

Share

En el sistema sanitario público, ni los que lo gestionan ni los profesionales sanitarios reciben prima o perjuicio económico alguno en relación directa con los ingresos y costes de ese servicio. Por tanto el interés principal es la salud del paciente, independientemente de si el tratamiento necesario resulta costoso o barato.

En un sistema público los médicos dan la asistencia sanitaria que sea la más adecuada para la salud del paciente y no estarán evaluando si esa prueba o tratamiento es cara, rentable o beneficiosa para las arcas de una empresa, sino si es necesaria y beneficiosa para el estado de salud del paciente.

El paciente ignora las pruebas necesarias así como el diagnóstico correcto. Por tanto el paciente confía en las prueba aconsejadas por el médico. Esto es debido a la propia idiosincrasia de la atención sanitaria, dónde existe información asimétrica en ambas direcciones (también el paciente ha de describir los síntomas para que el médico realice un diagnostico correcto). Mientras no exista conflicto de intereses, la prioridad del médico sería el bienestar del paciente.

Sin embargo el objetivo de las empresas es maximizar el benefecio por lo tanto la afirmación de que no afecta al paciente es completamente errónea, la salud del paciente ya no será un elemento que pese en las decisiones del médico, ni de los hospitales, etc. sino el beneficio económico que unos tratamientos y otros puedan aportar a las cuentas del hospital y del médico. Algunos ejemplos ilustrativos:

  • Precio de los seguros médico para personas ya enfermas: varían su precio en función de la situación sanitaria previa del paciente. Es decir no es relevante cubrir sus tratamientos tanto como asegurarse un rédito económico.¿Será “rentable” pues darles tratamiento a los enfermos crónicos?
  • En España existen 200.000 casos de cáncer, muchos de los tratamientos de la quimioterapia no serán rentables. Por ejemplo, un novedoso tratamiento para el cáncer de hígado ha demostrado alargar la supervivencia en los fases avanzados de la enfermedad en un 50%, pero su coste es de 3000€ al mes: ¿Será ésto “rentable”?

La privatización de la sanidad es anticonstitucional
La asistencia sanitaria es que es un bien de primera necesidad, una necesidad primaria. Es por tanto un derecho mínimo para el ser humano una asistencia sanitaria de calidad. No se trata de un servicio que se pueda regir meramente por el coste-beneficio. El Estado debe garantizar este derecho tal y como afirma la Constitución en el artículo 43:

  1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
  2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.”

No sólo comercializando un derecho humano (de primera necesidad) sino que se está quebrantado la Carta Magna española. El sistema público sanitario español es de los mejores del Mundo y de los más baratos. El sistema sanitario de España es uno de los mejores del Mundo:

  • Catalogado como el 7º mejor del mundo por la OMS (2000).
  • Catalogado el 3º mejor a nivel mundial por Newsweek en 2010.
  • Modelo a seguir a nivel mundial por un informe de la Universidad de Providence de EE.UU debido a su efectivo sistema, de bajo coste frente a ejemplares resultados así como la implantación de la atención primaria (Agosto de 2010).

España ofrece una de los mejores sistemas sanitarios del Mundo a uno de los menores costes para el Estado: cubriendo casi al 100% de la población, el gasto sanitario total es de 9,2% (concretamente el público tan sólo el 7% del PIB), mientras países con una sanidad de peor calidad, la sanidad supone un coste mayor para cada ciudadano, así como la cobertura no es universal. Por citar varios ejemplos:

España Alemania Bélgica Austria EE.UU
Ranking Sanidad 3o 7o 17o 17o 26o
Cobertura Población (sanidad pública) 96-100% 85% 89%* 80% 29%
Gasto Sanitario Total (Público+ Privado) 9,2% 11,6% 10,8% 11,05% 17,4%
Gasto Sanitario Público 7% 8,9% 8,16% 8,58% 8,3%
Esperanza de vida 84,9 82,8 82,8 83,2 80,6
Tasa de mortalidad infantil 3,3 3,5 3,4 3,8 6,5

Fuente: OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y Eurostat ( UE)

Por lo tanto afirmar que el sistema sanitario es obsoleto o costoso, es incorrecto. Un modelo de participación privada resulta más obsoleto (recordemos que algunos países con estos sistemas como el estadounidenses propusieron lograr cobertura universal).

Porque sabemos que es la mejor y la más barata, que no te engañen con el pretexto de la crisis.

Por una Sanidad Pública de tod@ y para tod@s.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *